jueves, 1 de noviembre de 2012

Accidente de ómnibus


Un ómnibus lleno de políticos se estrella en un granero.

El granjero llega a investigar, y enseguida cava una fosa y entierra a los políticos.

Unos días después un detective descubre el ómnibus destruído y le pregunta al granjero dónde estaban los políticos.

- Pues señor, los enterré en aquella fosa.

- ¿A todos? ¿Todos estaban muertos?

Y el granjero responde:

- Bueno, algunos de ellos decían que aún estaban vivos, pero usted sabe: a un político no se le puede creer ni una palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario