martes, 29 de noviembre de 2011

Un sacerdote, un ministro y un rabino...

Un sacerdote, un ministro y un rabino quieren saber quién de ellos es mejor en su trabajo. Se internan en el bosque, encuentran un oso e intentan convertirlo. Más tarde se reúnen los tres.
 

—Cuando encontré al oso —dice el sacerdote— le leí el catecismo y lo rocié con agua bendita. La próxima semana hará su Primera Comunión.
 

—Yo encontré a un oso —cuenta el ministro—, y le prediqué la palabra de Dios. El oso quedó tan sorprendido que me dejó bautizarlo.
 

Ambos voltean a ver al rabino, quien yace en una camilla rodante, con todo el cuerpo enyesado.
 

—Pensándolo bien —exclama el religioso—, quizá no debí haber comenzado con la circuncisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario